Dos tercios no asistieron a escuelas residenciales

En 1950, casi el 90% de los niños indios de estatus asistían a escuelas diurnas en su reserva de origen, no a escuelas residenciales. Y menos de un tercio de los niños indígenas asistieron en algún momento a una escuela residencial.

Viaje escolar residencial de Kamloops a la Ciudad de México, 1964. Haga clic en la foto para ver la página completa.

Por Nina Green

EL 27 DE ABRIL DE 2010, el Comisionado de la Verdad y la Reconciliación, Murray Sinclair, flanqueado por sus dos compañeros comisionados, Wilton Littlechild y Marie Wilson, se dirigió a la novena sesión del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas en Nueva York. [1] Vale la pena considerar sus comentarios de apertura [2] en su totalidad debido a sus devastadoras acusaciones contra Canadá y los canadienses formuladas cinco años antes de que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación terminara su trabajo y entregara su informe final:

Soy el juez Murray Sinclair, presidente de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá. Estoy aquí con mis compañeros comisionados Marie Wilson y el jefe Wilton Littlechild en representación de la Comisión de la Verdad de Canadá. . . .
 
Estamos aquí para hablar con usted hoy sobre la experiencia de Canadá con los internados, o escuelas residenciales, como las llamamos. . . .
 
Las Comisiones de la Verdad han funcionado con distintos grados de éxito en todo el mundo durante muchos años. Esas Comisiones surgieron principalmente porque un acto o política de un gobierno causó un daño significativo a su pueblo, y ese daño tenía que ser reconocido y abordado.
 
Canadá ha experimentado ese daño durante más de 150 años. Durante ese tiempo, Canadá aplicó una política racista de asimilación contra los pueblos indígenas mediante el uso de internados. . . . .
 
El Gobierno se centró en los niños, los más vulnerables. Las escuelas se convirtieron en el vehículo del gobierno para hacer cumplir este proceso. La idea del día era “Matar al indio en el niño” para que, dentro de unas pocas generaciones, las culturas, creencias, lenguas e identidades distintas indígenas se extinguieran.
 
Durante aproximadamente siete generaciones, casi todos los niños indígenas de Canadá fueron enviados a una escuela residencial. Fueron separados de sus familias, tribus y comunidades y obligados a vivir en esas instituciones de asimilación.
 
Los resultados, aunque no deseados, han sido devastadores. Lo presenciamos primero en la pérdida de lenguas indígenas y creencias tradicionales. Lo vemos de manera más trágica en la pérdida de habilidades parentales e, irónicamente, en resultados educativos inaceptablemente deficientes. Vemos la desesperación que resulta en tasas galopantes de suicidio, violencia familiar, abuso de sustancias, altas tasas de encarcelamiento, influencia de pandillas callejeras, detenciones por el bienestar infantil, falta de vivienda, pobreza y rupturas familiares.
 
Sin embargo, si bien el gobierno logró tal devastación involuntaria, no logró el resultado previsto. Los indios nunca se asimilaron. . . . [3]
 

El discurso del comisionado Sinclair fue publicado bajo los auspicios de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, [4] y anteriormente se podía acceder a él en el sitio web oficial del Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación (NCTR). Desde entonces ha sido eliminado del sitio del NCTR. Tampoco está disponible en el sitio web de las Naciones Unidas entre los informes del Noveno Período de Sesiones del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas. [5] ¿Por qué?

¿Es porque se puede demostrar que muchas de las afirmaciones que allí se hacen no son ciertas? Destaquemos algunos de ellos:

"La idea del momento era 'Matar al indio en el niño' para que, dentro de unas pocas generaciones, las culturas, creencias, idiomas e identidades distintas de los indígenas se extinguieran". —Murray Sinclair

El comisionado Sinclair afirma que el "pensamiento del día" que llevó a la creación del sistema de escuelas residenciales fue "Matar al indio en el niño". De hecho, la frase específica “matar al indio que hay en el niño” nunca fue utilizada por el gobierno canadiense en ese momento. Fue inventado por el historiador John Milloy en un informe que presentó a la Comisión Real sobre Pueblos Aborígenes en mayo de 1996, titulado “Sufren a los niños pequeños: el sistema de escuelas residenciales aborígenes 1830-1992”. Milloy escribió:

Esta reconstrucción comienza con el pensamiento que se convirtió en hecho: con una exploración tanto de la ideología asimilativa de la civilización de mediados del siglo XIX, de la política oficial posterior a 1830, como de la justificación de las escuelas residenciales, la necesidad sentida de separar a los padres “salvajes” de los niño. Juntas, ideología y razonamiento constituyeron la justificación para el ataque concertado de la Iglesia y el Estado a la cultura aborigen, haciendo que las escuelas sean lugares de lucha ontológica que se vean más claramente en el ataque del plan de estudios a las lenguas aborígenes. La idea, incluso antes del hecho –antes de que el sistema tomara plena forma física en todo el país– era violenta en su intención de “matar al indio que hay en el niño” por el bien de la civilización cristiana. En ese sentido, el sistema era, incluso como concepto, abusivo. [6]

 

Como fuente de su afirmación de que “matar al indio que hay en el niño” fue el “pensamiento del gobierno canadiense incluso antes del hecho”, Milloy cita la página 4 de A Victorian Missionary and Canadian Indian Policy de DA Nock. [7] Sin embargo, la frase específica “matar al indio en el niño” no se puede encontrar en la página citada por Milloy, ni en ninguna parte de A Victorian Missionary . Tampoco se puede encontrar en ningún otro documento anterior a 1996. Por lo tanto, parece fuera de toda duda que la frase “matar al indio en el niño” es una invención de Milloy, y desde 1996 se ha atribuido falsa y ampliamente al gobierno canadiense como su política subyacente. el establecimiento de escuelas residenciales.

De hecho, el gobierno canadiense dejó claro en ese momento que el propósito de educar a los niños indios de estatus en escuelas residenciales era “desarrollar la gran inteligencia natural de la raza y preparar al indio para la vida civilizada en su propio entorno”:

Nunca fue la política, ni el fin ni el objetivo del esfuerzo de transformar a un indio en un hombre blanco. Hablando en términos más amplios, la educación del indio es el intento de desarrollar la gran inteligencia natural de la raza y preparar al indio para la vida civilizada en su propio entorno. Incluye [sic] no sólo una educación escolar, sino también instrucción en los medios para ganarse la vida en la tierra o como miembro de una comunidad industrial o mercantil, y la sustitución de los conceptos aborígenes de ambos por ideales cristianos de conducta y moral. [8]

 

 

“Durante aproximadamente siete generaciones, casi todos los niños indígenas de Canadá fueron enviados a una escuela residencial. Fueron separados de sus familias, tribus y comunidades, y obligados a vivir en esas instituciones de asimilación”. —Murray Sinclair

 

La declaración del Comisionado Sinclair de que casi todos los niños indígenas en Canadá durante aproximadamente siete generaciones fueron obligados a asistir a una escuela residencial se contradice directamente con la Ley Indígena, con los datos del censo y la inscripción en los Informes Anuales del Departamento de Asuntos Indígenas, [9] y con una plétora de de otros documentos gubernamentales.

En primer lugar, las disposiciones de asistencia obligatoria de la Ley Indígena (siempre aplicadas en gran medida más en caso de incumplimiento que de cumplimiento), [10] se aplicaban sólo a los niños de estatus indio. La amplia declaración del comisionado Sinclair de que “todos los niños indígenas de Canadá” fueron obligados a asistir a una escuela residencial es, por lo tanto, extremadamente equivocada debido a su elección del término “indígena”. Aunque varios niños métis e inuit asistieron a escuelas residenciales, por definición estaban excluidos de la asistencia obligatoria en virtud de la Ley Indígena . Por lo tanto, el término “indígena”, que incluye a los niños métis e inuit, es inexacto, ya que sólo los niños con estatus indio podrían haber sido “obligados” a asistir a escuelas residenciales.

Pero, ¿fueron “obligados” casi todos los niños indios de estatus durante siete generaciones a asistir a una escuela residencial, como aseguró el Comisionado Sinclair a la ONU?

De hecho, en casi cualquier año durante todo el período durante el cual las escuelas residenciales estuvieron en funcionamiento, menos de un tercio de los niños indios con estatus estaban realmente matriculados en una escuela residencial.

Una de las razones principales de esta situación es que siempre hubo un número limitado de espacios disponibles en escuelas residenciales y había competencia por esos espacios. Hasta 1920, la asistencia a las escuelas residenciales era enteramente voluntaria, [11] y al menos parte de la demanda, como el Superintendente General Adjunto de Asuntos Indígenas, Duncan Campbell Scott, aconsejó a un comité parlamentario ese año, era atribuible a las difíciles condiciones económicas que alentó a los padres indios a colocar a sus hijos en un lugar donde podrían ser alimentados y vestidos:

La presión que vino sobre nuestras escuelas indias cuando estalló la guerra y se generalizó el alto costo de la vida, fue muy grande porque el indio descargaba a sus hijos sobre nosotros, por lo que inmediatamente se le hizo evidente que le costaría más para mantener al niño en ese período que antes de la guerra, por lo que era puramente una cuestión de interés propio. Antes de eso no pensó en eso en absoluto. Después de eso empezó a pensar: "Bueno, será mejor que ponga a mis hijos en las escuelas". [12]

 

Como resultado, tantos padres indios solicitaron la admisión de sus hijos en escuelas residenciales que algunas escuelas tenían listas de espera. En 1920, según Scott, en el Instituto Mohawk de Brantford “había una lista de espera de más de sesenta alumnos que intentaban ingresar a esa escuela”. [13]

Por lo tanto, debido al número limitado de espacios disponibles en ese momento, durante las primeras décadas del siglo XX , los niños indios que asistían a escuelas residenciales representaban muy por debajo de un tercio de la población total de niños indios en edad escolar [14] . De hecho, durante la mayor parte de las dos décadas entre 1900 y 1920, el porcentaje de niños indios de estatus que asistían a escuelas residenciales [15] estuvo más cerca de un cuarto que de un tercio. [16] En 1912, por ejemplo, según el censo y los datos de inscripción del Departamento de Asuntos Indígenas, había 15.950 niños indios en edad escolar en Canadá, pero sólo 3.904 de ellos, o el 24,48%, estaban matriculados en escuelas residenciales. [17]

En resumen, no puede haber ninguna afirmación legítima de que los niños indios con estatus fueron “obligados” a asistir a escuelas residenciales antes de 1920, o de que “todos” los niños indios con estatus en edad escolar asistieron a una escuela residencial durante esos años.

 

EL AÑO 1920 fue una especie de punto de inflexión. Ese año, las enmiendas a la Ley Indígena hicieron obligatoria la asistencia a una escuela residencial para todos los niños indios de estatus, [18] pero sólo si no había escuela diurna disponible en su reserva . Las solicitudes de admisión firmadas por un padre o tutor todavía eran obligatorias como parte del proceso de admisión, [19] y cada solicitud tenía que ser aprobada formalmente por el Departamento de Asuntos Indígenas en Ottawa. Cientos de solicitudes de este tipo firmadas por padres y tutores aún sobreviven en la serie de archivos escolares de Library and Archives Canada. Durante la década de 1920, la demanda de plazas en algunas escuelas residenciales siguió superando la oferta. En 1925, por ejemplo, el padre James McGuire escribió [Fig. 1] de padres que “claman” por la admisión de sus hijos en la escuela residencial india de Kamloops. [20]

Figura 1: Carta del padre James McGuire solicitando al Departamento de Asuntos Indígenas que autorice un aumento en la inscripción debido al número de padres que desean que sus hijos sean admitidos en la Escuela Residencial Indígena de Kamloops.

Debido a la continua demanda por parte de los padres indios de plazas para sus hijos en los internados, así como a la política caritativa en las escuelas administradas por la iglesia de acoger a niños huérfanos e indigentes y a niños de hogares desintegrados, [21] los internados se llenaron en gran medida hasta su capacidad durante la década de 1920, y las disposiciones de asistencia obligatoria de la Ley Indígena continuaron siendo más respetadas en su incumplimiento que en su observancia. No se nombraron oficiales de absentismo escolar en virtud de la Ley Indígena hasta 1927, cuando Duncan Campbell Scott emitió una directiva autorizando a la RCMP a actuar como oficiales de absentismo escolar, [22] en gran parte debido al problema de asistencia a las escuelas diurnas que se analiza más adelante.

Como se señaló anteriormente, el porcentaje de niños indios en edad escolar matriculados en escuelas residenciales se mantuvo por debajo de un tercio durante la mayor parte de la década de 1920. Sin embargo, esa cifra comenzó a aumentar en la última parte de la década a medida que el gobierno federal puso a disposición más espacios para escuelas residenciales. En 1924, de los 20.419 niños indios en edad escolar en Canadá, [23] sólo 5.673 niños, o el 27,78%, estaban matriculados en escuelas residenciales. [24] En 1929 había 21.190 niños indios en edad escolar en Canadá; 7.075 de ellos estaban matriculados en internados, y ese año la matrícula en internados había aumentado al 33,39%, poco más de un tercio. [25]

El porcentaje aumentó ligeramente durante los siguientes cinco años, alcanzando un máximo en 1934, cuando 8.596 de los 23.573 niños indios en edad escolar, o el 36,47%, estaban matriculados en escuelas residenciales. [26]

Durante el resto de la década de 1930, la matrícula en escuelas residenciales se mantuvo en el rango de un tercio. Consulte la Tabla 1 a continuación.

En 1940 era del 34,19%, cuando estaban matriculados 9.027 niños de una población india total en edad escolar de 26.400. [27] A mediados de la década de 1940, sin embargo, había vuelto a caer por debajo de un tercio, y en 1948 el gobierno federal tomó la decisión de desconectarse activamente del modelo educativo de escuelas residenciales y cerrar gradualmente las escuelas residenciales. [28]

Como resultado de este cambio de política, en 1950 sólo 9.316 de los 29.167 niños indios en edad escolar, o el 31,94%, estaban matriculados en escuelas residenciales, [29] y en 1955, el último año para el cual se publicaron datos del censo en el Según los informes anuales de la DIA, sólo 10.501 de los 33.895 niños indios en edad escolar, o el 31,00%, estaban matriculados en escuelas residenciales. [30] Esta es una cifra sorprendente, ya que indica que los exalumnos de esa época que dieron cuenta a la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de su experiencia en la escuela residencial eran en realidad representativos de una minoría decidida de niños indios de estatus en su grupo de edad. La gran mayoría de los niños indios de su grupo de edad en la década de 1950 estaban siendo educados en escuelas diurnas.

En resumen, aparte de los años comprendidos entre 1929 y 1940, durante casi todo el tiempo que las escuelas residenciales estuvieron en funcionamiento, menos de un tercio de los niños indios en edad escolar estaban matriculados en ellas, e incluso durante los años comprendidos entre 1929 y 1940 el porcentaje era sólo ligeramente superior a un tercio. Consulte la Tabla 1 a continuación.

Tabla 1: Porcentaje de niños indios matriculados en escuelas residenciales canadienses durante los años 1908-1955, compilados a partir de datos de censo y matriculación en los informes anuales del Departamento de Asuntos Indígenas.

 

“Los resultados, aunque no deseados, han sido devastadores. Lo vemos. . . en resultados educativos inaceptablemente pobres”. —Murray Sinclair

 

Si los internados lograron “resultados educativos inaceptablemente pobres”, como afirmó el Sr. Sinclair, ¿qué pasa con los dos tercios de los niños indios en edad escolar que, como hemos visto, no asistieron a los internados? ¿Recibieron una educación superior a la disponible en los internados?

En un número alarmante de casos, muchos de estos niños no recibieron ninguna educación formal. Los datos del censo y de la matriculación muestran que, en general, durante las cuatro décadas que van desde principios de siglo hasta 1940, el número de niños indios en edad escolar que no estaban matriculados en la escuela fluctuó ampliamente; en algunos años fue tan bajo como el 23%, en otros tan alto como el 44%. En 1924, de una población de 20.419 niños indios en edad escolar, 6.547 niños o el 32,06% no estaban matriculados en ninguna escuela. [31] En 1940, 8.004 niños de una población india en edad escolar total de 26.400, o el 30,32%, no estaban matriculados en la escuela. En 1950, 5.758 de una población total de 29.167 niños indios en edad escolar no estaban matriculados, y el porcentaje había caído al 20%, y en 1955, con 5.426 niños no matriculados en ninguna escuela de una población total de 33.875, se situó en el 16,02%, cifra que, aunque mucho más baja de lo que había sido, todavía representaba un número muy sustancial de niños indios en edad escolar que no recibían ninguna educación formal hasta mediados del siglo XX . Consulte la Tabla 2 a continuación.

Tabla 2 : Porcentaje de niños indios en edad escolar que no estaban matriculados en ninguna escuela durante los años 1908-1955, compilados a partir de datos de censo y matriculación en los informes anuales del Departamento de Asuntos Indígenas.

El resto de los niños indios en edad escolar (de hecho, la mayoría ) no estaban matriculados en escuelas residenciales sino en escuelas diurnas. El Departamento de Asuntos Indígenas construyó escuelas diurnas en reservas indias, a menudo a petición directa de los propios indios, para proporcionar a la comunidad sus propias escuelas desde las cuales los niños pudieran regresar a sus hogares después de clases al final de cada jornada escolar. En 1915, 8.065 niños, poco menos de la mitad (49,47%) de la población total de niños indios en edad escolar, estaban matriculados en escuelas diurnas indias. [32] La matrícula en escuelas diurnas disminuyó gradualmente durante varias décadas, pero en 1950 había vuelto a aumentar hasta el 47,95%. En ese año, 13.986 niños, la mitad de la población total de 29.167 niños indios en edad escolar, asistían a escuelas diurnas indias. [33]

En cuanto a la calidad de la educación que recibieron, surge la pregunta de si estos niños asistían físicamente regularmente a una escuela diurna india y recibían una educación superior a la que habrían recibido en una escuela residencial, o si sus nombres aparecían simplemente en el día. registro escolar.

Si dos tercios no asistieron a escuelas residenciales, es obvio que la desastrosa situación actual de muchos pueblos indígenas no puede atribuirse únicamente a las escuelas residenciales.

De hecho, el alto porcentaje de niños matriculados en escuelas diurnas indias da una impresión engañosa de la calidad de la educación que recibieron allí. En 1910 había 6.784 niños de un total de 18.816 niños indios en edad escolar matriculados en escuelas diurnas indias en las reservas, pero asistían a clases menos de la mitad del tiempo: la asistencia promedio era sólo del 46,55%. [34] En 1920 todo el mundo, incluido Duncan Campbell Scott, reconocía que “en Occidente” las escuelas diurnas de reserva eran “un fracaso absoluto” porque la asistencia era esporádica. [35] En 1921, la matrícula total en las escuelas diurnas de la India era de 7.775 niños, pero la asistencia promedio todavía era de sólo 3.911, o 50,30%, [36] y los funcionarios del gobierno federal habían comenzado a cuestionar seriamente las razones educativas y económicas para mantener las escuelas diurnas. abiertos en las reservas indias cuando los padres enviaban a sus hijos a la escuela sólo la mitad del tiempo.

No obstante, el Departamento siguió haciendo importantes esfuerzos para mejorar la asistencia a las escuelas diurnas indias. El Informe Anual de la DIA de 1926 afirma que "la solución del problema de asistencia a las escuelas diurnas es muy difícil, pero se han logrado avances". [37] Sin embargo, en ese año la asistencia real promedio a las escuelas diurnas indias en todo Canadá era todavía sólo del 58,43%. [38] Todavía en 1946, la asistencia a la escuela diurna seguía siendo un problema; la asistencia promedio en las escuelas diurnas ese año fue del 70,19% mientras que en las escuelas residenciales fue del 90,32%. [39] Véase el cuadro 3 infra.

Cuadro 3 : Porcentaje de asistencia escolar diurna promedio entre 1910 y 1952, compilado a partir de datos del censo y de matriculación en los informes anuales del Departamento de Asuntos Indígenas.

 

Por lo tanto, parece que la calidad de la educación que recibían los niños indios en los internados era superior a las únicas otras opciones disponibles para ellos en ese momento. Esas opciones eran no asistir a ninguna escuela o asistir a una escuela diurna india, en la que la calidad de la educación era deficiente debido a la asistencia intermitente de la mayoría de los estudiantes.

“Lo vemos más trágico en la pérdida de habilidades parentales. ... Vemos la desesperación que resulta en tasas galopantes de suicidio, violencia familiar, abuso de sustancias, altas tasas de encarcelamiento, influencia de pandillas callejeras, detenciones por bienestar infantil, falta de vivienda, pobreza y rupturas familiares”. —Murray Sinclair

 

Parece haber acuerdo general en que la afirmación anterior describe con precisión la realidad de la vida en muchas familias y comunidades indígenas en todo Canadá. Pero si sólo un tercio de los niños indios de estatus asistieron a escuelas residenciales durante todo el período en que las escuelas estuvieron en funcionamiento, y dos tercios de los niños indios de estatus no asistieron a escuelas residenciales, es obvio que la desastrosa situación descrita a las Naciones Unidas por el Comisionado Sinclair en 2010, y que sigue existiendo hoy, no puede atribuirse únicamente a las escuelas residenciales. ¿Puede realmente atribuirse a las escuelas residenciales la queja casi universal formulada en los últimos años sobre la falta de habilidades parentales en las familias y comunidades indias de estatus, cuando dos tercios de los niños indios de estatus durante siete generaciones permanecieron en casa con sus padres y no asistieron a escuelas residenciales? ¿escuelas?

Es evidente que hay muchas otras causas que han contribuido a estos males y a lo que se ha denominado “trauma intergeneracional”, y esas otras causas deben abordarse si queremos que tanto los indígenas como los no indígenas avancen.

La decisión del Comisario Sinclair en su discurso ante la ONU de echar toda la culpa a los internados a los que sólo asistió un tercio de los niños indios con estatus fue fuera de lugar e inexacta. El hecho de que se dirigiera a la ONU antes de que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación hubiera hecho su trabajo y hubiera emitido un informe pone en duda la objetividad de la Comisión y resultó ser singularmente inútil, ya que aparentemente ha grabado en piedra una serie de conceptos erróneos graves sobre la escuela residencial. sistema. Culpar a las escuelas residenciales por todos los males que aquejan a los pueblos indígenas en Canadá no resolverá el problema y no resultará ni en la verdad ni en la reconciliación.

 

Nina Green es una investigadora independiente. Datos disponibles bajo petición.

Notas

[1] https://www.cbc.ca/news/world/canada-seeks-global-forum-on-truth-commissions-1.946573 ; https://www.un.org/development/desa/indigenouspeoples/unpfii-sessions-2/ninth-session.html

[2] El discurso completo se puede descargar en https://caid.ca/forced_assimilation.html.

[3] Si los indios se han asimilado está más allá del alcance de este artículo. Sin embargo, ¿es el estilo de vida de un abogado o profesor universitario indio muy diferente del de su homólogo no indígena?

[4] https://www.un.org/press/en/2010/100427_TRC.doc.htm

[5] https://dialoguebetweennations.com/N2N/PFII/English/10MediaCoverage-week-two.htm

[6] Véase Milloy, pág. 3 en https://publications.gc.ca/site/eng/9.829950/publication.html

[7] Nock, DA, Un misionero victoriano y una política india canadiense , (Waterloo: Wilfred Laurier University Press, 1988), p. 4, en https://books.google.ca/books?id=EyLrlXdR3z4C&printsec=copyright&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false

[8] Informe anual del Departamento de Asuntos Indígenas, 1910, pág. 435, en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=22322

[9] Se realizó un censo del estatus de la población india anualmente hasta 1916, y posteriormente cada cinco años, y tanto los datos del censo como los de inscripción se incluían rutinariamente en los informes anuales del Departamento de Asuntos Indígenas.

[10] Véase “No fueron forzados” en https://www.dorchesterreview.ca/blogs/news/they-were-not-forced?_pos=2&_sid=ba0921792&_ss=r

[11] Aparte del estatus de los niños indios que estaban sujetos a una disposición de bienestar infantil en las regulaciones de la Ley Indígena de 1894 que permitía el internamiento de un niño abandonado en una escuela residencial, una disposición que parece nunca haber sido utilizada por el gobierno federal en el tiempo.

[12] Biblioteca y Archivos de Canadá (en adelante LAC) Serie de archivos escolares 1879-1953 en https://central.bac-lac.gc.ca/.item/?op=img&app=microform&id=c-8149-00440

[13] Serie de archivos escolares de LAC en https://central.bac-lac.gc.ca/.item/?op=img&app=microform&id=c-8149-00439

[14] Hasta 1929, la edad escolar se registraba en el censo indio como niños de 6 a 15 años. A partir de 1934, la edad escolar se consideraba niños de 7 a 16 años.

[15] Hasta 1922, la inscripción en escuelas residenciales se informaba en los informes anuales del Departamento de Asuntos Indígenas en dos categorías: internados y escuelas industriales.

[16] Vale la pena señalar que los datos del censo y la inscripción en los Informes Anuales de la DIA no podrían haberse compilado si el Departamento no hubiera mantenido un seguimiento meticuloso de cada niño indio con estatus, tanto los matriculados en escuelas diurnas y residenciales como los no matriculados en ninguna escuela en absoluto. Este hecho por sí solo descarta la afirmación de que hay miles de niños “desaparecidos” en escuelas residenciales.

[17] Informe anual de la DIA, 1912, págs. 647, 951 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=24513

[18] La asistencia a las escuelas diurnas indias se había vuelto obligatoria para los niños indios con estatus en 1894, pero sólo si había una escuela diurna en la reserva a una distancia razonable a pie del hogar del niño. Los niños indios de estatus no estaban obligados a asistir a escuelas residenciales hasta 1920. Sin embargo, incluso entonces, sólo se les exigía que lo hicieran si no había escuela diurna disponible para ellos en la reserva. Véase Venne, Sharon Helen, Indian Acts and Enmiendas 1868-1975, An Indexed Collection , (Centro de Derecho Nativo de la Universidad de Saskatchewan, 1981), pág. 247 en https://archive.org/details/indianactsamendm0000cana/page/n4/mode/2up

[19] Véase, por ejemplo, el formulario de solicitud de admisión de David Joseph Reid Thomas firmado por su padre, LAC School Files Series en https://central.bac-lac.gc.ca/.item/?op=img&app= microforma&id=c-8778-00699

[20] Serie de archivos escolares de LAC en https://central.bac-lac.gc.ca/.item/?op=img&app=microform&id=c-8770-00615

[21] Desde el principio, las escuelas residenciales administradas por la iglesia siempre acogieron a huérfanos y niños de hogares destrozados o indigentes. Consulte “Nuestros queridos niños” en https://www.dorchesterreview.ca/blogs/news/our-dear-children-the-sisters-chronicles-of-indian-residential-school

[22] Véase la carta de nombramiento de Duncan Campbell Scott fechada el 27 de febrero de 1927 en https://central.bac-lac.gc.ca/.item/?op=img&app=microform&id=c-8149-00501

[23] Informe Anual de la DIA, 1924, pág. 83 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=30684

[24] A menudo se dice que la Iglesia Católica administraba dos tercios de las escuelas residenciales en Canadá. Según el Informe Anual de la DIA para el año fiscal que finalizó el 31 de marzo de 1926, había 74 escuelas residenciales con una matrícula total de 6.327 niños. De las 74 escuelas, 40 eran católicas romanas (57%), con una matrícula de 3.514 niños, o el 55,54% de los 6.327 niños matriculados en todas las escuelas residenciales en ese año fiscal. Ver pág. 16 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=31197

[25] Véase el Informe Anual de la DIA, 1929, págs. 99, 162 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=31766

[26] Véase el Informe Anual de la DIA, 1934, págs. 81, 128 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=32412

[27] Cabe señalar que el Informe Anual de la DIA de 1940 corrige la cifra del censo de 26.221 dada en el Informe Anual de la DIA de 1939 a 26.400. Esta última cifra se repite en los informes anuales sucesivos de la DIA y parece ser el número correcto de niños indios en edad escolar según el censo de 1939. Véanse las págs. 28 y 39 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=33262

[28] Milloy, supra , pág. 287.

[29] Informe anual de la DIA, 1950, págs. 36, 40 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=33840

[30] Informe anual de DIA, 1955, págs. 32, 43 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=34048

[31] El número de niños no matriculados en ninguna escuela se calcula sumando los totales de los informes anuales de la DIA para los niños matriculados en escuelas residenciales y diurnas en un año determinado, y restando ese número de la población total de la población india en edad escolar. niños en el censo de ese año.

[32] Informe anual de la DIA, 1915, págs. 129 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=27691

[33] Informe anual de DIA, 1950, págs. 36, 40 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=33840

[34] Informe anual de DIA, 1910, págs. 567, 569, 957 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=22322

[35] Serie de archivos escolares de LAC en https://central.bac-lac.gc.ca/.item/?op=img&app=microform&id=c-8149-00429

[36] Informe anual de la DIA, 1921, págs. 126 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=29735

[37] Informe Anual de la DIA, 1926, p. 17 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=31197 . Cabe señalar que las cifras sobre el número de estudiantes de escuela diurna y la asistencia promedio a la escuela diurna en el cuadro resumen para la década 1916-1926 en la p. 17 del Informe Anual de la DIA de 1926 difieren en algunos casos de las cifras proporcionadas en los informes para años individuales durante esa década.

[38] Informe Anual de la DIA, 1926, pág. 104 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=31197

[39] Informe anual de la DIA, 1946, págs. 50-51 en https://recherche-collection-search.bac-lac.gc.ca/eng/home/record?app=indaffannrep&IdNumber=33702


Publicación más antigua Publicación más reciente


  • Jim McMurtry en

    Nina Green is a brilliant, insightful, courageous researcher. The narrative on residential schools is far from truthful. The schools were not chambers of horror. Murray Sinclair led a biased commission. Trudeau and others distort history to create a false Armageddon and then present themselves as the Great Father messiahs of reconciliation.



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados